STOP TELE: Frenar el abuso de la televisión

STOP TELE: Frenar el abuso de la televisión

La televisión ya forma prácticamente parte del núcleo familiar. Sin ella no sabemos estar y con ella nos sentimos cómodos y tranquilos. Y sin darnos cuenta, estamos viendo la televisión cuando comemos, cuando cenamos, en la cama antes de irnos a dormir, incluso escuchándola de fondo para ambientarnos mientras estamos haciendo otra cosa, como si de la radio se tratara. Cuando es así, es cuando tenemos que darnos cuenta y reflexionar que hemos dejado de hacer uso, y en su lugar, estamos haciendo abuso de la televisión.

Además, se ha convertido en una ayuda para los padres, ya que muchos optan por encender la televisión y de esta manera distraer a los niños, ya bien sea porque en ese momento están realizando otra tarea y  es complicado atenderles, o en momentos como rabietas, sollozos y otras conductas que se desean frenar cuanto antes.

Stop Tele
Stop Tele

La televisión apacigua al niño, lo entretiene, y sin darnos cuenta, acaba convirtiéndose en una necesidad, en un apoyo tan útil y fácil… Es una situación muy habitual, y por un lado, es completamente comprensible. La televisión está ahí, para distraernos, para evadirnos, como apoyo complementario si es necesario… pero, hay que tener en cuenta que el abuso de la televisión tiene efectos muy perjudiciales para los niños.

Tanto a adultos como a niños nos pasa lo mismo, cuando vemos la televisión, ¿qué hacemos? Nada. El niño en ese momento está inmóvil, en silencio, tranquilo, no se relaciona, no juega… Simplemente observa la televisión. Este efecto es muy nocivo para los niños, ya que aun están desarrollando su capacidad cognitiva y requieren necesariamente de estimulación.

¿Qué problemas pueden surgir por el abuso de la televisión en los niños?

1. Aislamiento

El niño no se relaciona con nadie cuando ve la televisión. Simplemente se dedica a visualizar su contenido sin mantener por tanto, ningún tipo de interacción.

Stop Tele
Stop Tele

2. Perturbación en la calidad del sueño

Aumento de los miedos, pesadillas, etc. dependiendo del contenido que visualice.

3. Obesidad infantil

Se trata de una actividad sedentaria en la que el niño se mantiene quieto sin realizar ningún tipo de movimiento.

4. Agresividad

Puede experimentar desensibilizacion a los contenidos agresivos por habituarse a ver cierto tipo de comportamientos, por lo que puede llegar a provocar conductas disruptivas por parte del niño, que considera que ciertas actitudes agresivas son normales, comportándose incluso de forma agresiva. Dependerá de la edad del niño y de su nivel de maduración, entender ciertos contenidos agresivos y saber diferenciar entre lo que se ve en la televisión y los comportamientos adecuados de la vida real.

5. Disminución del rendimiento escolar

El niño se mantiene más pasivo, pierde agilidad en su capacidad para el razonamiento, y por tanto, puede llegar a aparecer un retraso en la escritura y la lectura.

6. Frena la imaginación

La televisión te ofrece todo sin que tengas que esforzarte: las historias, tramas, programas, etc. todo está completamente planeado bajo un guion que deja poco lugar a la imaginación. El niño por tanto, es un mero espectador, que no puede ser partícipe de las historias o contenido que visualice.

La televisión está en nuestras vidas y eso debemos aceptarlo. Decir que hay que quitarle a un niño la televisión no sería adecuado y tampoco aceptable, ya bien porque todos tenemos televisión y se sentiría extraño, diferente… sabiendo que él no puede acceder a la televisión, pero sí sus compañeros de clase.

No queremos que se sienta desplazado. Y aunque la televisión se considera nociva para el desarrollo intelectual y afectivo del niño, ya que frena la estimulación y la actividad, debemos encontrar un punto medio.

Stop Tele
Stop Tele

Es aconsejable, por tanto, que se haga uso de ella cuando se considere necesario. Durante periodos controlados (no se puede ver siempre que se quiere), y siempre y cuando se haya realizado antes algún tipo de actividad, estimulación, se haya jugado con el niño, etc. También debe tenerse en cuenta el contenido que el niño puede ver (ya que actualmente los niños pueden tener acceso a contenido poco adecuado para su edad en horas diurnas). Por ese motivo, hay que estar pendiente y vigilar qué tipo de programas, dibujos, etc. ve el niño, a qué horas, en qué intervalos…, y siempre anteponiendo el juego y la actividad física e intelectual por encima de ver la televisión.

Algunos ejemplos de actividades recomendadas para realizar preferiblemente antes del uso de la televisión: escuchar música, hacer puzzles, dibujar, leer cuentos, salir al parque, ir en bicicleta, hacer rompecabezas, manualidades, etc.

Fuente: psicoayudainfantil.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *